Consejos boda

Como Maquillarme en mi boda

2 Dic , 2010  

Maquillaje y peinado de la novia

Estoy segura que la mejor opción que puedes tener en el día de tu boda es acercarte a un profesional para maquillarte y peinarte, y no arriesgarte a que una buena amiga o tú misma realicen esa fácil pero importantísima tarea.

Lo mejor es considerar la búsqueda de un profesional con anticipación. Incluso, pide varias pruebas de maquillaje y peinado, y si acaso tienes una pequeña duda en cuanto a su servicio, cambia en seguida por otro, y así hasta encontrar el ideal que entienda lo que deseas y tu fisonomía. Recuerda que no es momento de experimentar con un nuevo estilo.

El exceso de base de maquillaje, colores equivocados o demasiado rímel son algunos de esos pequeños errores que arruinan la imagen de una novia. Tanto el peinado como el maquillaje deben ser simples pero elegantes; y es esencial que no resalten sobre el vestido, pues son un complemento.

Habla con el maquillador, debes sentirte en confianza de decir lo que te gusta y lo que no. Los labios ya no necesitan estar fuertemente delineados ni es necesario aplicar base mate con polvo. A pesar de que esto es tradicional, el maquillaje para novias actual es más radiante y natural. Las novias modernas quieren brillo con elegancia.

El maquillaje y peinado para las novias debe ser suave y sutil, atrás quedó la moda de los chongos en la cabeza, ahora se usa un look más sensual y menos rígido, por ejemplo e cabello puede llevarse suelto con ondas. Ahora que si quieres el cabello recogido, no debe llevar tanto fijador ni pasadores, el aspecto debe ser más bien un poco desgreñado, que luzca suave y con estilo.

Lo importante es que seas tú misma, y no una copia de una modelo que porta vestidos de novia en las revistas.

,

By
Invitaciones de Boda Tienda online



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad